Síntesis de los libros recomendados II


Memorias de Adriano
Esta novela de la escritora belga Marguerite Yourcenar toma por figura central al emperador de Roma, Adriano. Narrada en primera persona a modo de una larga epístola, la historia deja entrever dos elementos clave: la rigurosa investigación que llevó a la autora por los escenarios originales durante más de diez años de redacción, y el trabajo lírico de su prosa, que en la traducción al castellano de Julio Cortázar alcanza un esplendor pocas veces logrado en un texto fuera de su original.  Es en su totalidad una escultura cincelada y acabada sin una sola arista que rompa el encanto de su forma. Una verdadera joya para leer sin prisa. 


La conquista de América. El problema del otro.
Este libro es varias cosas a la vez. Por un lado, una reflexión semiótica aplicada a los textos de los conquistadores (diarios, cartas de relación, informes, las célebres crónicas de Indias y los primeros libros de historia de América). Por el otro, es una reflexión de tipo filosófico acerca de la “otredad” o construcción del imaginario referido al “otro”, al “diferente”, al “conquistado”.  Finalmente y sobre todo, es un análisis ético, porque en palabras de su autor, Tzvetan Todorov: “La semiótica no puede pensarse fuera de la relación con el otro”. De gran hondura y fundamentación sistemática, es una obra crítica que se lee con la devoción y el interés que puede despertar la mejor narrativa. 


El abanico de Lady Windermere
Sin olvidar que, como pieza dramática, vale más representada que leída (pues los textos teatrales se conciben en función de un espacio y un tiempo que no son los de la lectura), “El abanico de Lady Windermere” me sigue pareciendo un libro muy recomendable. En esta obra, con su habitual sutileza, el irlandés Oscar Wilde deja ver la lucha interior de una mujer que no encuentra reconocimiento ni justicia en la sociedad en la que vive. Los prejuicios y las pautas culturales estrictas (y falaces) en los que se ve atrapada la llevan a la desesperación y al auto-sacrificio.  En un ambiente refinado y sin grandes sobresaltos, Wilde deja de manifiesto la hipocresía de una época que no tiene piedad con quienes la desafían.
El libro se consigue en castellano y inglés en formato tradicional y también en versiones digitales, algunas de las cuales pueden leerse siguiendo los enlaces a continuación:
Texto en español
http://es.wikisource.org/wiki/El_abanico_de_Lady_Windermere
Texto en inglés, versiones para Kindle, EPUB y otras (proyecto Gutenberg)
http://www.gutenberg.org/ebooks/790



Pedro Páramo

La docencia literaria tiene sus gratificaciones, una de ellas es ser ocasión para la relectura. Tal es lo que me sucede este año con la novela del mexicano Juan Rulfo. Su propio autor dijo, en una entrevista con TVE (en 1977), que se trataba de una obra tan compleja que sólo quien la leyese al menos tres veces podría captarla. 
  Es una narración de instrospección, de viaje, una búsqueda del padre y de la propia identidad. Un diálogo con los muertos para intentar comprender qué es lo que genera el dolor de vivir. En ella se fusionan tradiciones ancestrales con la vivencia y la angustia personal del escritor, huérfano y solitario, meditabundo y poco afecto a la explicación crítica de su trabajo.
  Revisitar a Juan Rulfo es una tarea que celebro cual si se tratase de un rito agrario. Y del que salgo, sin excepción, renovada. Un clásico de nuestra lengua que incidió en la narrativa universal.


Dejen todo en mis manos
Leí hace poco esta novela, por recomendación de un librero. Quedé fascinada con ella y su autor, el uruguayo Mario Levrero. Sin embargo, el final me desilusionó, al punto de dudar en recomendarla. Los días y las semanas pasaron y no logro alejarla de mi mente. He vuelto a la librería a por más obras de este grande. ¿En dónde radica su encanto? En la prosa, en el modo despojado con que capta nuestra identidad rioplatense, común a ambas márgenes del charco. 
   En Levrero, he leído por ahí, importan los procesos, no los finales. Será por eso que no logro olvidar esta obra y que la recomiendo. Es la historia de un escritor que no encuentra el editor adecuado, en tiempos en los que el mercado manda. A este hombre, necesitado de dinero, se le encommienda una misión desopilante que lo lleva por caminos polvorientos en un rosario de pueblos que bien parece ser una introspección. Insisto, la recomiendo. A mi humilde juicio, una gran obra que por la calidad de la trama trasciende su propio final.



Una sombra ya pronto serás
Esta novela de Osvaldo Soriano plantea desde una construcción metafórica una visión poderosa de la argentinidad. Sus personajes, desencontrados, perdidos en la ruta, alternan lugares desiertos y sendas que no llevan a ninguna parte. Con una voz narrativa sobria y sincera, la obra transporta al lector al interior de una sociedad que está buscando dolorosamente su identidad y sentido. Un autor imprescindible.



Amor perdurable
Es una novela del escritor inglés Ian McEwan que cuenta la historia de Joe Rose, un científico investigador, y de su esposa  Clarissa, estudiosa de la lírica de Keats. Ambos se complementan a la perfección y llevan una vida satisfactoria, en un hogar apacible de Londres, hasta que un evento inesperado trastoca su existencia para siempre. 
  McEwan explora un tema recurrente en sus obras: cómo una decisión mínima, tomada en un instante de irreflexión, acaso impulsados por el azar, puede cambiar la dirección de toda nuestra vida de manera inexorable.



La vorágine 
Con esta obra, José Eustasio Rivera inicia, en los años ’20 del siglo pasado, el ciclo de la novela criollista o “novela de la tierra”. De ritmo vertiginoso, el itinerario que recorren el protagonista (Arturo Cova) y su gente resulta una curiosa inversión de la arquitectura dantesca: en lugar de un ascenso al paraíso, señala un descenso al infierno del que no se sale.
  Por medio de imágenes muy líricas y escenas cortas que se van encabalgando, el narrador (así como los narradores que intercalan sus historias) denuncia la realidad atroz de la explotación en las caucherías dentro del territorio compartido por varios países sudamericanos, allí en la gran selva en la que árboles y seres humanos se desangran por igual, prisioneros de la crueldad más abyecta y la codicia de los poderosos.
  Una novela valiente y precursora de otras grandes obras de la narrativa latinoamericana.

Cuentos completos
Al igual que muchos jóvenes argentinos, descubrí la obra de Julio Cortázar en la escuela secundaria. Desde entonces, nunca dejé de leerla. Comencé por Bestiario y Todos los fuegos el fuego, dos antologías de cuentos, y seguí por Rayuela, su más célebre novela, y finalmente, sus demás libros. Es un autor cuya narrativa nos involucra desde lo lúdico, a la vez que nos invita a descreer de la visión hegemónica de la realidad. Recomiendo los tomos de sus cuentos completos, en espera de que los lectores pasen con ellos tan gratos momentos como esta servidora.



Conan Doyle, detective

Se trata de una biografía muy poco común, pues hace hincapié en un sólo aspecto de la vida del creador de Sherlock Holmes. Su autor, Peter Costello, parte de la tesis de que el personaje tenía muchos más elementos del escritor de lo que se cree, pues el mismo Doyle investigó varios casos utilizando los métodos del famoso detective.
   Es un libro curioso, aunque sólo lo recomiendo para seguidores fieles de Holmes, ya que por momentos cae en un exceso de información que puede hacerlo tedioso para el público general.
 Mercedes Giuffré, Septiembre - Noviembre de 2011