Libros recomendados 1/2012

Partiendo de la base de que el drama es movimiento en el espacio y los textos teatrales son escritos en función de su puesta en escena, recomiendo siempre, con tales reservas, la lectura de las obras Henrik Ibsen. En esta oportunidad: “Un enemigo del pueblo”.
     La obra, canónica desde el punto de vista estético y compositivo, conforma, junto con otras piezas célebres como “Casa de muñecas”, “Los pilares de la sociedad”, “Espectros” y “El pato salvaje”, la etapa realista del autor noruego.
     Lo interesante, a mi juicio, ya que no me propongo analizarla críticamente en este breve espacio, se da en la conformación de los caracteres, en particular del protagonista, el doctor Stockmann, en base a la tensión que se genera entre él y el sistema. Stockmann, científico que persigue la verdad, encuentra evidencias de contaminación en las aguas del balneario de su pueblo. Así, se ve tironeado moralmente entre callar lo que sabe o sobreponerse a los poderosos (corruptos) y gritar esa verdad, reduciendo su mundo y su familia al ostracismo y la ruina. Si cede, pierde autenticidad y es responsable directo de una acción criminal contra la sociedad. Si no lo hace, se transforma en su enemigo: el que dice lo que nadie quiere oír.


     Además de esta tensión, la oposición (entre el médico y su propio hermano, autoridad del pueblo), y una fina descripción de la ambigüedad y la cobardía del ser humano en general cuando está en riesgo su comodidad, son también ingredientes que, con sutileza maestra, el dramaturgo hilvana para concluir dolorosamente que “El hombre más fuerte del mundo es el que está más solo”.
¿Hasta dónde está dispuesto a llegar uno en pos de la verdad y la justicia? ¿Arriesgaría todo lo que tiene? ¿Se quedaría solo o se daría por vencido? Estos interrogantes quedan abiertos para el espectador, impeliéndole a tomar partido.
     Más allá de alguna frase con resonancia aristocrática propia de la época y de la geografía del autor (que inevitablemente genera acaloradas discusiones toda vez que se analiza en grupo la obra), puede considerársela una lección respecto de la vida en sociedad.
    Hay varias ediciones disponibles en castellano en cualquier librería, y numerosas ediciones digitales gratuitas. La clave está en la traducción, que no siempre hace honor a un texto tan complejo.

© Mercedes Giuffré
Martes 11 de enero de 2012.