Ir al contenido principal

Dickens y el teatro

En la entrada anterior mencionábamos el rasgo cómico de algunos caracteres de la narrativa dickensiana (un elemento clásico, entendiendo por esto lo que el filosofo francés Henri Bergson planteó en su ensayo “La risa”). Lejos de alivianar los textos o quitarles gravedad, tal rasgo ayuda a construir una visión dramática de las escenas y creo que responde a la inclinación, siempre presente, del autor por el teatro.
     Cuentan los biógrafos que desde niño manifestaba Dickens su encanto por el escenario como puerta a un mundo amigable que le permitía escapar de la dura realidad que le había tocado en suerte. Le gustaba disfrazarse, bailar, imitar gestos y voces. Y tal vez debamos leer el episodio de la compañía de actores en la novela ´Nicholas Nickerlby´ como un homenaje a este refugio.


     Al igual que Nickerlby, nuestro autor pensó en dedicarse a la actuación, y hasta deseó ser dramaturgo. A los veinticuatro años, a pesar de que ya había cobrado cierto prestigio por su narrativa, le ofreció una primera pieza teatral, ´El misterioso caballero´, a un empresario del St. James Theatre que aceptó ponerla en escena. La obra fue bien recibida por el público y pasó a formar parte del repertorio de la compañía. Entonces, alentado por el éxito, Dickens se abocó a escribir más comedias, aprovechando a veces las situaciones o personajes de sus novelas por entregas. Sin embargo, la crítica consideró mucho más logradas estas últimas y catalogó a las piezas teatrales como “inferiores”, por los personajes tipificados y la simplicidad de los enredos. Más adelante, llegó el fracaso cuando la misma compañía le rechazó ´El farolero´, que fue la última obra que Dickens escribió formalmente para el escenario.
     Su aprecio por el teatro, no obstante, estuvo lejos de acabar allí. Por un lado, acompañó a varios amigos en giras y funciones de beneficencia. Cuenta André Mauriac en su biografía del autor que: “organizó una representación de ´Cada uno según su carácter´ de Ben  Johnson, y fue director de escena, maquinista, carpintero, barrendero y desempeñó el papel principal, y todo ello a las mil maravillas. (…) El éxito [esta vez] fue excesivo, pues varias asociaciones benéficas solicitaron que se repitiera la obra a beneficio de ellas. La compañía tuvo que ir a provincias y esa febril agitación quebrantó la salud de Dickens”.
     Por otro lado, empleó sus dotes actorales en la lectura pública de sus novelas, tanto en Inglaterra y Francia como en los Estados Unidos. Se dice que dramatizaba exageradamente los parlamentos de los personajes, tanto que cierta vez, un anciano de entre el público se quejó de que no dejaba nada librado a la imaginación. También se comenta que la pasión con que se dedicaba a las lecturas lo agotaba de tal modo que debía tomar somníferos para lograr dormir y que las giras aceleraron su muerte.
     En la actualidad se conocen más las adaptaciones a la escena y la televisión de sus novelas que la propia producción dramática caída en el olvido. La excepción, en el mundo de habla inglesa, es quizá ´No Thoroughfare’, escrita en colaboración con Wilkie Collins. Y aunque nueve de sus piezas fueron publicadas en 1836 en el volumen “Sketches by Box”, muy pocos lectores, incluso en su país de origen, las conocen.
     En  castellano, recién en el año 1943 se dieron a la imprenta por vez primera ´El misterioso caballero´ y Él farolero´, publicadas por Ediciones Poseidón de Buenos Aires.
     La capacidad dramática de Charles Dickens a la hora de proyectar su obra narrativa, la construcción de algunos personajes con rasgos cómicos en el sentido clásico y su consideración por el teatro como refugio contra la realidad caótica y la injusticia engrandecen, a mi juicio, su obra de ficción y le imprimen un sello único. Quiero decir que, paradójicamente, el genio dramático de nuestro autor perdura más en sus novelas que en sus piezas teatrales.
     Tal vez por eso las adaptaciones cinematográficas y televisivas de las mismas sigan conquistando adeptos en todo el planeta doscientos años después del nacimiento del escritor.

©Mercedes Giuffré
14 de febrero de 2012.

Entradas populares de este blog

"Los que aman, odian", whodunnit con acento argentino (*).

El género policial que inicia Poe en el siglo XIX e inmediatamente conforma dos vertientes (la anglosajona y la francesa) dentro de lo que hoy denominamos genéricamente el modelo clásico, tuvo su resonancia en la literatura local desde muy temprano con la publicación de la novela La huella del crimen de Raúl Waleis, en 1877 (una década antes de que Conan Doyle diera a conocer en Inglaterra su Estudio en Escarlata). Esa novela y la siguiente del autor argentino imitaban el modelo judicial francés cultivado por Émile Gaboriau. Los que aman, odian, novela escrita a dúo por Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares a fines del verano de 1946, se editó en pleno auge de lo que Roman Setton señala en Los orígenes de la narrativa policial en la Argentina, como una operación programática que instaló el modelo anglosajón por sobre el francés y, dentro de aquél, a la novela problema como paradigma. Dicho modelo anglosajón abstracto e intelectual, se inicia en el país en 1932 con un texto que publica …

Al maestro, con cariño

París, 19 de noviembre de 1957.
Querido señor Germain:

Esperé a que se apagara un poco el ruido que me ha rodeado todos estos días antes de hablarle de todo corazón. He recibido un honor demasiado grande, que no he buscado ni pedido. Pero cuando supe la noticia, pensé primero en mi madre y después en usted. Sin usted, sin la mano afectuosa que tendió al niño pobre que era yo, sin su enseñanza y su ejemplo, no hubiese sucedido nada de todo esto. No es que dé demasiada importancia a un honor de este tipo. Pero ofrece por lo menos la oportunidad de decirle lo que usted ha sido y sigue siendo para mí, y de corroborarle que sus esfuerzos, su trabajo y el corazón generoso que usted puso en ello continuarán siempre vivos en uno de sus pequeños escolares, que, pese a los años, no ha dejado de ser su alumno agradecido. Lo abrazo con todas mis fuerzas.

Albert Camus.

 Estas líneas, esbozadas en la intimidad y destinadas a un viejo amigo, me parecen las más emotivas del escritor argelino (lo cual …

Visita al Club de Lectura de La Plata

El sábado pasado, 18 de abril, viajé a la ciudad de La Plata para un encuentro con la gente del Club de Lectura María Teresa Beretta (nombre de una de sus fundadoras, recientemente fallecida). La reunión se llevó a cabo en uno de los salones del café Rimbaud, una antigua casona refaccionada.      Las organizadoras del encuentro me habían contactado tiempo atrás y supe que estaban leyendo en el grupo las tres novelas de Samuel Redhead.      Nunca antes había conversado de este modo informal con los lectores. Había coincidido con ellos en eventos pero en situaciones diferentes, en las que el diálogo es acotado y a los apurones. En cambio, esta vez, me encontré respondiendo preguntas específicas sobre mis historias, su composición, los personajes o el proceso de su creación, café por medio y distendida. A mi vez, pude preguntar cosas y enterarme de lo que los libros que escribo generan en quienes los leen, de cuáles son sus expectativas y temores en cuanto a lo que vendrá. 

     Cuando…