Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2012

Réquiem para Carlos Fuentes

Esperé que pasaran unos días para sentarme a escribir acerca de la muerte de Carlos Fuentes. El 15 de mayo, la noticia me conmocionó por lo inesperada y porque hacía poco que él había visitado Buenos Aires y brindado una conferencia ante una audiencia multitudinaria. Días atrás, también, había salido a la venta “Carolina Grau”, su último libro de cuentos.      La sensación que me invadió, no obstante, tiene raíces profundas. La partida de Fuentes coincide con mis cuarenta años. Tal vez por eso, sentí que con él moría una parte de mi juventud: el tiempo de estudiante de Letras y el descubrimiento de su obra que representó para mí una ventana a la doble condición de ser latinoamericana y universal en la escritura (indo-afro-íbero americana, hubiese dicho él). Por Fuentes releí a Faulkner, Joyce, Borges y Rulfo desde una nueva perspectiva. Sus “Artemio Cruz” (que, con alegría, veo en muchas vidrieras de mi ciudad), “Cambio de Piel”, “Gringo viejo” o “El naranjo”, me hicieron repensar l…

Radiografía de la literatura policial en lengua castellana

Apuntes al Festival Azabache, Mar del Plata, Argentina, 2012
De regreso a Buenos Aires, luego de participar de esta segunda emisión del festival marplatense junto con otros cuarenta y nueve autores, la síntesis es más que positiva: el género policial y negro goza de muy buena salud en los países de habla hispana. Conviven los grandes nombres de quienes supieron renovarlo en las décadas del ´80 y del ´90 con los de quienes lo hacen ahora mediante nuevos formatos, variadas influencias y temáticas.      Es clave la oxigenación que aportan los discursos periodísticos (semilla que plantó Rodolfo Walsh y ha germinado satisfactoriamente). Otro tanto la vinculación con el comic, el cine, la música rock-pop y la cultura popular. Hay, por supuesto, quien busca transitar los vericuetos del sistema clásico buscándole la vuelta y siendo el resultado, no obstante, algo distinto y nuevo.

     Visitantes como Andreu Martín, Carlos Salem, José Manuel Fajardo, John Lee Anderson, Bernard Minier, Milton…

Lecturas juveniles

Pensando el género epistolar desde una perspectiva meramente utilitaria o, por el contrario, a partir de una postura estético- literaria, debemos reconocer que en ambos casos éste ha dado a la narrativa valiosas piezas. La carta, como obra breve, se construye desde la economía de palabras, siguiendo ciertas fórmulas que no han variado tanto con el tiempo. Está escrita para un interlocutor específico (al menos en una primera instancia de lectura) y persigue un objetivo determinado que es contar, describir, comunicar, analizar o proponer algo (una visión del mundo, de la realidad o de un tema cualquiera). Involucra abiertamente al lector y reconoce, en el entramado de su propio discurso, la necesidad de que sea aquél quien complete el texto haciendo de él un diálogo.
     Teniendo en cuenta esta última característica, recomiendo hoy un libro del escritor checo Rainer María Rilke intitulado “Cartas a un joven poeta”. Fue publicado por primera vez en 1929, tres años después de la muerte d…