Ir al contenido principal

Radiografía de la literatura policial en lengua castellana


Apuntes al Festival Azabache, Mar del Plata, Argentina, 2012

De regreso a Buenos Aires, luego de participar de esta segunda emisión del festival marplatense junto con otros cuarenta y nueve autores, la síntesis es más que positiva: el género policial y negro goza de muy buena salud en los países de habla hispana. Conviven los grandes nombres de quienes supieron renovarlo en las décadas del ´80 y del ´90 con los de quienes lo hacen ahora mediante nuevos formatos, variadas influencias y temáticas.
     Es clave la oxigenación que aportan los discursos periodísticos (semilla que plantó Rodolfo Walsh y ha germinado satisfactoriamente). Otro tanto la vinculación con el comic, el cine, la música rock-pop y la cultura popular. Hay, por supuesto, quien busca transitar los vericuetos del sistema clásico buscándole la vuelta y siendo el resultado, no obstante, algo distinto y nuevo.


     Visitantes como Andreu Martín, Carlos Salem, José Manuel Fajardo, John Lee Anderson, Bernard Minier, Milton Fornaro, Mercedes Rosende o Cristian Alarcón, alternaron mesas redondas y actividades con escritores locales como Mempo Giardinelli, Pablo de Santis, Leonardo Oyola, María Inés Krimer, Gabriela Cabezón Cámara, Alejandra Zina, Guillermo Orsi, José María y Carlos Marcos, Carlos Balmaceda, Josefina Licitra, Juan Carrá, Gustavo Nielsen, Hugo Salas, Kike Ferrari, Sebastián Chilano, Javier Chabrando, Fernando del Río y muchos más escritores y periodistas, entre los que tuve el honor de contarme. Participó también la académica estadounidense Cinthia Schmidt, por quien supimos que las producciones latinoamericanas y españolas son estudiadas en los centros universitarios de otras partes del mundo.
     Se habló de todo un poco y no faltó el tema de los libros electrónicos o de las nuevas tecnologías, así como el uso y la incidencia que ellas pueden tener en nuestro trabajo. Se proyectó un cortometraje en el que participamos como actores y actrices varios de los invitados y se sumaron al debate otras actividades recreativas entre las que no faltaron las destinadas a los más chicos, o un desayuno con lectores en la Villa Ocampo.
   El balance es más que positivo. El festival (que cerró con un show de tangos a cargo de Darío Landi y el escritor Gustavo Nielsen -quien sorprendió con su talento para el canto-, y un brindis entre autores y asistentes) promete convertirse en un hito de la literatura en lengua hispana.
     Un excelente diagnóstico, por cierto, para los amantes de la literatura negra y criminal.

© Mercedes Giuffré.
Martes 15 de mayo de 2012.

En la foto: Mempo Giardinelli conversando con un grupo de "Abuelos cuenta cuentos".





Entradas populares de este blog

"Los que aman, odian", whodunnit con acento argentino (*).

El género policial que inicia Poe en el siglo XIX e inmediatamente conforma dos vertientes (la anglosajona y la francesa) dentro de lo que hoy denominamos genéricamente el modelo clásico, tuvo su resonancia en la literatura local desde muy temprano con la publicación de la novela La huella del crimen de Raúl Waleis, en 1877 (una década antes de que Conan Doyle diera a conocer en Inglaterra su Estudio en Escarlata). Esa novela y la siguiente del autor argentino imitaban el modelo judicial francés cultivado por Émile Gaboriau. Los que aman, odian, novela escrita a dúo por Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares a fines del verano de 1946, se editó en pleno auge de lo que Roman Setton señala en Los orígenes de la narrativa policial en la Argentina, como una operación programática que instaló el modelo anglosajón por sobre el francés y, dentro de aquél, a la novela problema como paradigma. Dicho modelo anglosajón abstracto e intelectual, se inicia en el país en 1932 con un texto que publica …

Al maestro, con cariño

París, 19 de noviembre de 1957.
Querido señor Germain:

Esperé a que se apagara un poco el ruido que me ha rodeado todos estos días antes de hablarle de todo corazón. He recibido un honor demasiado grande, que no he buscado ni pedido. Pero cuando supe la noticia, pensé primero en mi madre y después en usted. Sin usted, sin la mano afectuosa que tendió al niño pobre que era yo, sin su enseñanza y su ejemplo, no hubiese sucedido nada de todo esto. No es que dé demasiada importancia a un honor de este tipo. Pero ofrece por lo menos la oportunidad de decirle lo que usted ha sido y sigue siendo para mí, y de corroborarle que sus esfuerzos, su trabajo y el corazón generoso que usted puso en ello continuarán siempre vivos en uno de sus pequeños escolares, que, pese a los años, no ha dejado de ser su alumno agradecido. Lo abrazo con todas mis fuerzas.

Albert Camus.

 Estas líneas, esbozadas en la intimidad y destinadas a un viejo amigo, me parecen las más emotivas del escritor argelino (lo cual …

Visita al Club de Lectura de La Plata

El sábado pasado, 18 de abril, viajé a la ciudad de La Plata para un encuentro con la gente del Club de Lectura María Teresa Beretta (nombre de una de sus fundadoras, recientemente fallecida). La reunión se llevó a cabo en uno de los salones del café Rimbaud, una antigua casona refaccionada.      Las organizadoras del encuentro me habían contactado tiempo atrás y supe que estaban leyendo en el grupo las tres novelas de Samuel Redhead.      Nunca antes había conversado de este modo informal con los lectores. Había coincidido con ellos en eventos pero en situaciones diferentes, en las que el diálogo es acotado y a los apurones. En cambio, esta vez, me encontré respondiendo preguntas específicas sobre mis historias, su composición, los personajes o el proceso de su creación, café por medio y distendida. A mi vez, pude preguntar cosas y enterarme de lo que los libros que escribo generan en quienes los leen, de cuáles son sus expectativas y temores en cuanto a lo que vendrá. 

     Cuando…