Ir al contenido principal

Libro recomendado 7/2012


Los abusos de la memoria, de Tzvetan Todorov

En este pequeño libro, antesala de lo que sería luego “Memoria del mal, tentación del bien. Indagación sobre el siglo XX”, Todorov analiza el concepto de la memoria histórica, teniendo en cuenta los sucesos relevantes que marcaron el siglo pasado y que podríamos resumir como  la lucha entre el autoritarismo y la democracia.
     Se puede comprender fácilmente, dice el autor, por qué la memoria se ha visto revestida de prestigio a ojos de los enemigos del totalitarismo, ya que todo acto de reminiscencia, por humilde que fuese, se asocia con la resistencia. “Cuando los acontecimientos vividos por el individuo o por el grupo son de naturaleza excepcional o trágica, tal derecho [el recordar] se convierte en un deber: el de testimoniar” (18).
     Sin embargo, aclara, no todos los usos del pasado son recomendables.  Distingue dos tipos de memoria histórica que tienen que ver con diversos fines. A la primera la denomina “ejemplar” y a la segunda, “literal”.  
     Al ejercer la memoria ejemplar, propone Todorov, “sin negar la propia singularidad del suceso, decido utilizarlo, una vez recuperado, como una manifestación entre otras de una categoría más general, y me sirvo de él como un modelo para comprender situaciones nuevas, con agentes diferentes” (31). Esta case de memoria es, por tanto, potencialmente liberadora porque “permite utilizar el pasado con vistas al presente, aprovechar las lecciones de las injusticias sufridas para luchar contra las que se producen hoy día, y separarse del yo para ir hacia el otro” (32). De tal manera, la memoria ejemplar logra cierta clase de justicia, por lo que agrega el autor: “Para que la colectividad pueda sacar provecho de la experiencia individual, debe reconocer lo que ésta puede tener en común con otras” (38).


     Como contrapartida, la memoria literal se esgrime como excusa para desentendernos del presente (y de sus injusticias). “Conmemorar a las víctimas del pasado es gratificador, mientras que resulta [para ella] incómodo ocuparse de las víctimas de hoy en día” (53). “¿Se pueden condenar los campos [de concentración y extermino] en un sitio, defendiéndolos en otro lugar? (…) Tenemos que conservar viva la memoria del pasado (…) para estar alertas frente a situaciones nuevas y sin embargo análogas” (58).
     La memoria literal aprisiona en el pasado y no permite ver el presente. No nos hace libres. Por eso, contra el olvido, nada mejor que la justicia. Mientras que la memoria ejemplar, y proyectada hacia el presente, puede ayudarnos a evitar que los sucesos se repitan y preparar, de ese modo, un futuro mejor.

© Mercedes Giuffré
12 de julio de 2012.

Edición utilizada para las citas:
Todorov, Tzvetan. Abusos de la memoria, Buenos Aires, Paidós, 2000.

Entradas populares de este blog

"Los que aman, odian", whodunnit con acento argentino (*).

El género policial que inicia Poe en el siglo XIX e inmediatamente conforma dos vertientes (la anglosajona y la francesa) dentro de lo que hoy denominamos genéricamente el modelo clásico, tuvo su resonancia en la literatura local desde muy temprano con la publicación de la novela La huella del crimen de Raúl Waleis, en 1877 (una década antes de que Conan Doyle diera a conocer en Inglaterra su Estudio en Escarlata). Esa novela y la siguiente del autor argentino imitaban el modelo judicial francés cultivado por Émile Gaboriau. Los que aman, odian, novela escrita a dúo por Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares a fines del verano de 1946, se editó en pleno auge de lo que Roman Setton señala en Los orígenes de la narrativa policial en la Argentina, como una operación programática que instaló el modelo anglosajón por sobre el francés y, dentro de aquél, a la novela problema como paradigma. Dicho modelo anglosajón abstracto e intelectual, se inicia en el país en 1932 con un texto que publica …

Al maestro, con cariño

París, 19 de noviembre de 1957.
Querido señor Germain:

Esperé a que se apagara un poco el ruido que me ha rodeado todos estos días antes de hablarle de todo corazón. He recibido un honor demasiado grande, que no he buscado ni pedido. Pero cuando supe la noticia, pensé primero en mi madre y después en usted. Sin usted, sin la mano afectuosa que tendió al niño pobre que era yo, sin su enseñanza y su ejemplo, no hubiese sucedido nada de todo esto. No es que dé demasiada importancia a un honor de este tipo. Pero ofrece por lo menos la oportunidad de decirle lo que usted ha sido y sigue siendo para mí, y de corroborarle que sus esfuerzos, su trabajo y el corazón generoso que usted puso en ello continuarán siempre vivos en uno de sus pequeños escolares, que, pese a los años, no ha dejado de ser su alumno agradecido. Lo abrazo con todas mis fuerzas.

Albert Camus.

 Estas líneas, esbozadas en la intimidad y destinadas a un viejo amigo, me parecen las más emotivas del escritor argelino (lo cual …

Visita al Club de Lectura de La Plata

El sábado pasado, 18 de abril, viajé a la ciudad de La Plata para un encuentro con la gente del Club de Lectura María Teresa Beretta (nombre de una de sus fundadoras, recientemente fallecida). La reunión se llevó a cabo en uno de los salones del café Rimbaud, una antigua casona refaccionada.      Las organizadoras del encuentro me habían contactado tiempo atrás y supe que estaban leyendo en el grupo las tres novelas de Samuel Redhead.      Nunca antes había conversado de este modo informal con los lectores. Había coincidido con ellos en eventos pero en situaciones diferentes, en las que el diálogo es acotado y a los apurones. En cambio, esta vez, me encontré respondiendo preguntas específicas sobre mis historias, su composición, los personajes o el proceso de su creación, café por medio y distendida. A mi vez, pude preguntar cosas y enterarme de lo que los libros que escribo generan en quienes los leen, de cuáles son sus expectativas y temores en cuanto a lo que vendrá. 

     Cuando…