Ir al contenido principal

Recordando a George Elliot


Cuando se habla de autoras del siglo XIX suele aludirse a las hermanas Brönte, Elizabeth Gaskell o la célebre Jane Austen, cuyas obras difunden el cine y la televisión. Con menor frecuencia se recuerda a la española Emilia Pardo Bazán, introductora del Naturalismo en su país, o a las rioplatenses Juana Manuela Gorriti y Eduarda Mansilla. Pero no siempre se tiene presente a otras escritoras que recurrieron al pseudónimo masculino para llegar sin obstáculos a los editores, o echaron mano de este subterfugio para proteger su intimidad y evitar, al mismo tiempo, una lectura predeterminada de sus libros (de acuerdo con la idea generalizada por aquel entonces de que a las mujeres sólo les interesaba escribir o leer sobre cuestiones sentimentales).Tales son, por ejemplo, los casos de la inglesa George Eliot, la española Fernán Caballero y la francesa George Sand, (acerca de quien escribí en mi anterior entrada a este blog).
     La primera de las tres, autora de importantes novelas como “Middlemarch”, “Silas Marner” y “Daniel Deronda”, se llamaba en realidad Mary Ann Evans y había nacido en Astley, en 1819. Su historia de vida es más que peculiar, porque tuvo la oportunidad de educarse en muy buenos colegios "de señoritas" y, en su juventud, durante una estadía en Coventry, conoció a un librepensador llamado Charles Brary que fue quien la instruyó en cuestiones filosóficas y políticas. Esto despertó sus inquietudes posteriores y le valió a la escritora un nutrido intercambio epistolar con Stuart Mill y Herbert Spencer, dos de los más importantes filósofos contemporáneos. Más tarde se mudó a Londres, donde trabajó como periodista de cultura free lance y fue nombrada coeditora de la Westminster Review (algo poco común en aquellos tiempos tratándose de una mujer). Sucede, como sabemos, que Mary Ann publicaba sus trabajos periodísticos y literarios con el pseudónimo masculino de George Eliot. Y así logró acceder velozmente al público general. Como narradora, fue muy admirada luego por Virginia Woolf, quien publicó en 1919 un artículo recordándola en el Times.


    Eliot fue una verdadera letrada y políglota. Tradujo del alemán al inglés algunos textos, y leía tanto griego como latín. En sus historias supo retratar con profundidad, optando por la fórmula realista, los distintos grupos humanos de las localidades rurales de su país, Inglaterra. Durante sus últimos años, la casa que habitó con su esposo en las afueras de Londres se convirtió en el centro de la tertulia literaria victoriana. Su verdadera identidad hacía tiempo que ya había trascendido.

© Mercedes Giuffré
26 de agosto de 2012

Entradas populares de este blog

"Los que aman, odian", whodunnit con acento argentino (*).

El género policial que inicia Poe en el siglo XIX e inmediatamente conforma dos vertientes (la anglosajona y la francesa) dentro de lo que hoy denominamos genéricamente el modelo clásico, tuvo su resonancia en la literatura local desde muy temprano con la publicación de la novela La huella del crimen de Raúl Waleis, en 1877 (una década antes de que Conan Doyle diera a conocer en Inglaterra su Estudio en Escarlata). Esa novela y la siguiente del autor argentino imitaban el modelo judicial francés cultivado por Émile Gaboriau. Los que aman, odian, novela escrita a dúo por Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares a fines del verano de 1946, se editó en pleno auge de lo que Roman Setton señala en Los orígenes de la narrativa policial en la Argentina, como una operación programática que instaló el modelo anglosajón por sobre el francés y, dentro de aquél, a la novela problema como paradigma. Dicho modelo anglosajón abstracto e intelectual, se inicia en el país en 1932 con un texto que publica …

Al maestro, con cariño

París, 19 de noviembre de 1957.
Querido señor Germain:

Esperé a que se apagara un poco el ruido que me ha rodeado todos estos días antes de hablarle de todo corazón. He recibido un honor demasiado grande, que no he buscado ni pedido. Pero cuando supe la noticia, pensé primero en mi madre y después en usted. Sin usted, sin la mano afectuosa que tendió al niño pobre que era yo, sin su enseñanza y su ejemplo, no hubiese sucedido nada de todo esto. No es que dé demasiada importancia a un honor de este tipo. Pero ofrece por lo menos la oportunidad de decirle lo que usted ha sido y sigue siendo para mí, y de corroborarle que sus esfuerzos, su trabajo y el corazón generoso que usted puso en ello continuarán siempre vivos en uno de sus pequeños escolares, que, pese a los años, no ha dejado de ser su alumno agradecido. Lo abrazo con todas mis fuerzas.

Albert Camus.

 Estas líneas, esbozadas en la intimidad y destinadas a un viejo amigo, me parecen las más emotivas del escritor argelino (lo cual …

Visita al Club de Lectura de La Plata

El sábado pasado, 18 de abril, viajé a la ciudad de La Plata para un encuentro con la gente del Club de Lectura María Teresa Beretta (nombre de una de sus fundadoras, recientemente fallecida). La reunión se llevó a cabo en uno de los salones del café Rimbaud, una antigua casona refaccionada.      Las organizadoras del encuentro me habían contactado tiempo atrás y supe que estaban leyendo en el grupo las tres novelas de Samuel Redhead.      Nunca antes había conversado de este modo informal con los lectores. Había coincidido con ellos en eventos pero en situaciones diferentes, en las que el diálogo es acotado y a los apurones. En cambio, esta vez, me encontré respondiendo preguntas específicas sobre mis historias, su composición, los personajes o el proceso de su creación, café por medio y distendida. A mi vez, pude preguntar cosas y enterarme de lo que los libros que escribo generan en quienes los leen, de cuáles son sus expectativas y temores en cuanto a lo que vendrá. 

     Cuando…