Ir al contenido principal

Edipo rey



Desde la primera vez que leí a Sófocles, no ha dejado de conmoverme la historia del rey Edipo. Este personaje, víctima de la moira (el destino, para los griegos) que hace de él un parricida incestuoso, jura ante su pueblo que encontrará al asesino del rey de Tebas, cuyo trono ocupa, y que descargará sobre él todo el peso de la ley. 
     Dice el texto: “Obligación nuestra es indagar y descubrir, para que no quede sin castigo el asesino que se oculta”.


Para llegar a la verdad, Edipo despliega una red investigativa digna de un detective. Interroga testigos, analiza versiones de los hechos, razona, deduce y llega a la cruel verdad: él mismo ha sido quien dio muerte a su padre y se acostó con su madre, con quien ha engendrado varios hijos.
Hay en toda la obra un juego entre la ceguera y la visión, real o metafórica, que acaba con el gesto de Edipo de pincharse los ojos como castigo por no haber visto lo que era evidente.


     Sin embargo, Sófocles parece restar importancia a la maldición que pesa sobre su familia, contándonos la historia “in medias res”. De este modo, resalta que cabe alguna responsabilidad por parte del protagonista, pues tanto como monarca cuanto como hombre iracundo y poco reflexivo, reaccionó de manera desmedida matando a quien lo desafiaba en el camino y prometiendo a su pueblo algo que no sabía si podría cumplir. Edipo, si cabe, pecó de desmesura.
     Él mismo se reconoce culpable de todos los crímenes abyectos que cometió y comprende que no existe posibilidad de reparación. Por eso, descarga sobre sí el castigo que había preparado para el autor de los ilícitos; algo indispensable para alejar la peste del reino de Tebas.
     La pena puede parecernos excesiva, dadas las particulares circunstancias. Aunque nos invita a la reflexión: a veces, es mejor pensar bien lo que se dice. Y lo que se hace.

© Mercedes Giuffré
14 de septiembre de 2012

Entradas populares de este blog

"Los que aman, odian", whodunnit con acento argentino (*).

El género policial que inicia Poe en el siglo XIX e inmediatamente conforma dos vertientes (la anglosajona y la francesa) dentro de lo que hoy denominamos genéricamente el modelo clásico, tuvo su resonancia en la literatura local desde muy temprano con la publicación de la novela La huella del crimen de Raúl Waleis, en 1877 (una década antes de que Conan Doyle diera a conocer en Inglaterra su Estudio en Escarlata). Esa novela y la siguiente del autor argentino imitaban el modelo judicial francés cultivado por Émile Gaboriau. Los que aman, odian, novela escrita a dúo por Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares a fines del verano de 1946, se editó en pleno auge de lo que Roman Setton señala en Los orígenes de la narrativa policial en la Argentina, como una operación programática que instaló el modelo anglosajón por sobre el francés y, dentro de aquél, a la novela problema como paradigma. Dicho modelo anglosajón abstracto e intelectual, se inicia en el país en 1932 con un texto que publica …

Al maestro, con cariño

París, 19 de noviembre de 1957.
Querido señor Germain:

Esperé a que se apagara un poco el ruido que me ha rodeado todos estos días antes de hablarle de todo corazón. He recibido un honor demasiado grande, que no he buscado ni pedido. Pero cuando supe la noticia, pensé primero en mi madre y después en usted. Sin usted, sin la mano afectuosa que tendió al niño pobre que era yo, sin su enseñanza y su ejemplo, no hubiese sucedido nada de todo esto. No es que dé demasiada importancia a un honor de este tipo. Pero ofrece por lo menos la oportunidad de decirle lo que usted ha sido y sigue siendo para mí, y de corroborarle que sus esfuerzos, su trabajo y el corazón generoso que usted puso en ello continuarán siempre vivos en uno de sus pequeños escolares, que, pese a los años, no ha dejado de ser su alumno agradecido. Lo abrazo con todas mis fuerzas.

Albert Camus.

 Estas líneas, esbozadas en la intimidad y destinadas a un viejo amigo, me parecen las más emotivas del escritor argelino (lo cual …

Visita al Club de Lectura de La Plata

El sábado pasado, 18 de abril, viajé a la ciudad de La Plata para un encuentro con la gente del Club de Lectura María Teresa Beretta (nombre de una de sus fundadoras, recientemente fallecida). La reunión se llevó a cabo en uno de los salones del café Rimbaud, una antigua casona refaccionada.      Las organizadoras del encuentro me habían contactado tiempo atrás y supe que estaban leyendo en el grupo las tres novelas de Samuel Redhead.      Nunca antes había conversado de este modo informal con los lectores. Había coincidido con ellos en eventos pero en situaciones diferentes, en las que el diálogo es acotado y a los apurones. En cambio, esta vez, me encontré respondiendo preguntas específicas sobre mis historias, su composición, los personajes o el proceso de su creación, café por medio y distendida. A mi vez, pude preguntar cosas y enterarme de lo que los libros que escribo generan en quienes los leen, de cuáles son sus expectativas y temores en cuanto a lo que vendrá. 

     Cuando…