Ir al contenido principal

Reflexión para un atropello


Ayer supimos, por palabras del propio damnificado y las de varios colegas que se solidarizaron con él en las redes sociales, que al fotógrafo argentino Daniel Mordzinski, reconocido internacionalmente, le habían “desaparecido” casi todo su archivo, parte de su vida.
     Mordzinski vive en París desde hace décadas. El diario francés Le Mond había acordado con él y con un corresponsal de El País, dejarles en uso una de sus oficinas para que ambos guardaran material. En el caso del fotógrafo, tenía sus negativos ordenados y etiquetados dentro de un mueble que él mismo pintó de negro. Sin informarles ni a él ni a su colega, o darles tiempo para que retirasen las cosas, alguien -que todavía no se identifica- dio la orden de deshacerse de todo. De tal modo, cuando el fotógrafo regresó a la oficina, encontró que su trabajo, archivado en más de cinco mil negativos, había sido botado -literalmente- a la basura. Entiéndase, originales en los que aparecen Borges, Cortázar y muchos grandes escritores y escritoras así como momentos de la cultura literaria universal.


     Más allá de las acciones legales que puedan tomarse, (y las disculpas e indemnización que corresponderían, previa investigación e intento de recuperar, si es posible, parte del material) mi humilde reflexión tiene que ver con el mundo en que vivimos. Me preocupa esta sociedad que hemos construido, en la que el trabajo artístico como la labor intelectual obtienen un reconocimiento casi nulo. Porque, digo, en un mundo normal, la obra de un hombre talentoso y sensible como es Mordzinski debería ser reconocida como en su tiempo lo fueron las de los grandes pintores, músicos y escritores, pero en cambio acaba de este modo. Y no exagero al decir lo que digo. Cada arte tiene sus cumbres y la fotografía no está exenta del virtuosismo. Basta con ver las fotos de Robert Capa o de Cartier Bresson para reconocer que no se trata sólo de enfocar y apretar un botón, ni de mostrar la realidad, sino que el verdadero fotógrafo es un compositor visual, y que en cada una de sus imágenes hay una carga semántica y estética que equivale a las de las notas en el pentagrama, los párrafos de una novela o las pinceladas sobre el lienzo. Esto es: quien arrojó al basurero los negativos rotulados, cometió un acto equivalente al de tirar las partituras originales de Beethoven o los óleos de Rembrandt.
     No cualquiera logra lo que Mordzinski. Su mirada es única e irrepetible. Su pérdida es nuestra pérdida y la del mundo entero, porque  ahora gran parte de su trabajo nos es negado por la falta de criterio, la estupidez y la insensibilidad resultantes de un modo de vida en el que las personas no nos preocupamos por nuestros semejantes. Una sociedad de individualistas encerrados en sí mismos que caminan por las calles con los auriculares del mp3 puestos, chequeando sus teléfonos móviles sin vincularse con el entorno. Una sociedad patética en la que el trabajo de los otros se bota sin preguntar siquiera si tiene dueño.
     Me pregunto si la bestialidad que últimamente vemos emerger incontrolable puede derivar en algo todavía peor. Porque, cuidado, lo que hoy se hace con unas fotografías puede hacérselo mañana con las personas.
     Espero que, a pesar del durísimo golpe que le han (nos han) dado, el maestro Daniel Mordzinski continúe con su maravillosa labor.  

Mercedes Giuffré
19 de marzo de 2013

Entradas populares de este blog

"Los que aman, odian", whodunnit con acento argentino (*).

El género policial que inicia Poe en el siglo XIX e inmediatamente conforma dos vertientes (la anglosajona y la francesa) dentro de lo que hoy denominamos genéricamente el modelo clásico, tuvo su resonancia en la literatura local desde muy temprano con la publicación de la novela La huella del crimen de Raúl Waleis, en 1877 (una década antes de que Conan Doyle diera a conocer en Inglaterra su Estudio en Escarlata). Esa novela y la siguiente del autor argentino imitaban el modelo judicial francés cultivado por Émile Gaboriau. Los que aman, odian, novela escrita a dúo por Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares a fines del verano de 1946, se editó en pleno auge de lo que Roman Setton señala en Los orígenes de la narrativa policial en la Argentina, como una operación programática que instaló el modelo anglosajón por sobre el francés y, dentro de aquél, a la novela problema como paradigma. Dicho modelo anglosajón abstracto e intelectual, se inicia en el país en 1932 con un texto que publica …

Al maestro, con cariño

París, 19 de noviembre de 1957.
Querido señor Germain:

Esperé a que se apagara un poco el ruido que me ha rodeado todos estos días antes de hablarle de todo corazón. He recibido un honor demasiado grande, que no he buscado ni pedido. Pero cuando supe la noticia, pensé primero en mi madre y después en usted. Sin usted, sin la mano afectuosa que tendió al niño pobre que era yo, sin su enseñanza y su ejemplo, no hubiese sucedido nada de todo esto. No es que dé demasiada importancia a un honor de este tipo. Pero ofrece por lo menos la oportunidad de decirle lo que usted ha sido y sigue siendo para mí, y de corroborarle que sus esfuerzos, su trabajo y el corazón generoso que usted puso en ello continuarán siempre vivos en uno de sus pequeños escolares, que, pese a los años, no ha dejado de ser su alumno agradecido. Lo abrazo con todas mis fuerzas.

Albert Camus.

 Estas líneas, esbozadas en la intimidad y destinadas a un viejo amigo, me parecen las más emotivas del escritor argelino (lo cual …

Visita al Club de Lectura de La Plata

El sábado pasado, 18 de abril, viajé a la ciudad de La Plata para un encuentro con la gente del Club de Lectura María Teresa Beretta (nombre de una de sus fundadoras, recientemente fallecida). La reunión se llevó a cabo en uno de los salones del café Rimbaud, una antigua casona refaccionada.      Las organizadoras del encuentro me habían contactado tiempo atrás y supe que estaban leyendo en el grupo las tres novelas de Samuel Redhead.      Nunca antes había conversado de este modo informal con los lectores. Había coincidido con ellos en eventos pero en situaciones diferentes, en las que el diálogo es acotado y a los apurones. En cambio, esta vez, me encontré respondiendo preguntas específicas sobre mis historias, su composición, los personajes o el proceso de su creación, café por medio y distendida. A mi vez, pude preguntar cosas y enterarme de lo que los libros que escribo generan en quienes los leen, de cuáles son sus expectativas y temores en cuanto a lo que vendrá. 

     Cuando…