Cuaderno de bitácora



El primer semestre de este año ha sido intenso en actividad y he tenido poco tiempo para actualizar este blog con las respectivas bitácoras. Aquí, entonces, un breve resumen de lo más importante:


     Ayer, en la Feria del Libro Infantil y Juvenil de Buenos Aires, ofrecí una charla a los lectores más jóvenes sobre Conan Doyle, Sherlock Holmes y algunos secretos y consejos para escribir una historia de misterio:


     La semana pasada estuvimos conversando un largo rato con la locutora María Frascara en su programa de radio Un ángel para tu soledad. La entrevista se puede escuchar siguiendo este enlace:

     En mayo se llevó a cabo en Mar del Plata la tercera edición del Festival Azabache de literatura policial y negra. Esta vez participé en dos mesas. La primera, sobre la construcción del relato ficcional, junto con María Inés Krimer y Fernanda García Lao.


     La otra mesa, en el espacio Azabachito (el festival para niños y adolescentes dentro del mismo Azabache), la compartí con Leo Batic y Marisa Potes. Guardo mi mejor recuerdo de esa charla que culminó con Leo dibujando para todos.


     El festival congregó a escritores de toda la Argentina y de otros países como Sergio Ramírez (Nicaragua), Élmer Mendoza (México), Toni Hill y Carlos Zanón (España) y Andrea Jeftanovik (Chile) entre otros.
     A comienzos de mayo participé de una mesa organizada por la SEA (Sociedad de Escritoras y Escritores de Argentina) en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, titulada “Nuevos narradores y ensayistas”, junto con Martín Kohan, Luis Diego Fernández, Pablo Toledo, Omar Genovese y Federico Levin. Se llevó a cabo en el auditorio Café Ámsterdam (ciudad invitada de la feria este año), en un espacio estático, a puertas abiertas, dentro del dinámico pabellón ocre. 


     Allí, mientras entraban y salían personas que sólo querían descansar un rato y tomarse un café, otras nos escuchaban atentas dialogar sin una línea predeterminada, e intercambiar pareceres acerca de lo que hoy se viene trabajando en narrativa de ficción y no ficción, lo mismo que en la ensayística local. La experiencia fue por demás original. Sólo podría compararla con una conversación entre colegas en medio del hall de un aeropuerto (con sus cruces espaciales y el contraste entre estatismo y dinamismo que antes mencionaba). Algunos pasajeros van y vienen y otros esperan mientras los amigos conversan.


© Mercedes Giuffré
Martes 23 de julio de 2013