Ir al contenido principal

Cuaderno de bitácora



El primer semestre de este año ha sido intenso en actividad y he tenido poco tiempo para actualizar este blog con las respectivas bitácoras. Aquí, entonces, un breve resumen de lo más importante:


     Ayer, en la Feria del Libro Infantil y Juvenil de Buenos Aires, ofrecí una charla a los lectores más jóvenes sobre Conan Doyle, Sherlock Holmes y algunos secretos y consejos para escribir una historia de misterio:


     La semana pasada estuvimos conversando un largo rato con la locutora María Frascara en su programa de radio Un ángel para tu soledad. La entrevista se puede escuchar siguiendo este enlace:

     En mayo se llevó a cabo en Mar del Plata la tercera edición del Festival Azabache de literatura policial y negra. Esta vez participé en dos mesas. La primera, sobre la construcción del relato ficcional, junto con María Inés Krimer y Fernanda García Lao.


     La otra mesa, en el espacio Azabachito (el festival para niños y adolescentes dentro del mismo Azabache), la compartí con Leo Batic y Marisa Potes. Guardo mi mejor recuerdo de esa charla que culminó con Leo dibujando para todos.


     El festival congregó a escritores de toda la Argentina y de otros países como Sergio Ramírez (Nicaragua), Élmer Mendoza (México), Toni Hill y Carlos Zanón (España) y Andrea Jeftanovik (Chile) entre otros.
     A comienzos de mayo participé de una mesa organizada por la SEA (Sociedad de Escritoras y Escritores de Argentina) en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, titulada “Nuevos narradores y ensayistas”, junto con Martín Kohan, Luis Diego Fernández, Pablo Toledo, Omar Genovese y Federico Levin. Se llevó a cabo en el auditorio Café Ámsterdam (ciudad invitada de la feria este año), en un espacio estático, a puertas abiertas, dentro del dinámico pabellón ocre. 


     Allí, mientras entraban y salían personas que sólo querían descansar un rato y tomarse un café, otras nos escuchaban atentas dialogar sin una línea predeterminada, e intercambiar pareceres acerca de lo que hoy se viene trabajando en narrativa de ficción y no ficción, lo mismo que en la ensayística local. La experiencia fue por demás original. Sólo podría compararla con una conversación entre colegas en medio del hall de un aeropuerto (con sus cruces espaciales y el contraste entre estatismo y dinamismo que antes mencionaba). Algunos pasajeros van y vienen y otros esperan mientras los amigos conversan.


© Mercedes Giuffré
Martes 23 de julio de 2013

Entradas populares de este blog

"Los que aman, odian", whodunnit con acento argentino (*).

El género policial que inicia Poe en el siglo XIX e inmediatamente conforma dos vertientes (la anglosajona y la francesa) dentro de lo que hoy denominamos genéricamente el modelo clásico, tuvo su resonancia en la literatura local desde muy temprano con la publicación de la novela La huella del crimen de Raúl Waleis, en 1877 (una década antes de que Conan Doyle diera a conocer en Inglaterra su Estudio en Escarlata). Esa novela y la siguiente del autor argentino imitaban el modelo judicial francés cultivado por Émile Gaboriau. Los que aman, odian, novela escrita a dúo por Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares a fines del verano de 1946, se editó en pleno auge de lo que Roman Setton señala en Los orígenes de la narrativa policial en la Argentina, como una operación programática que instaló el modelo anglosajón por sobre el francés y, dentro de aquél, a la novela problema como paradigma. Dicho modelo anglosajón abstracto e intelectual, se inicia en el país en 1932 con un texto que publica …

Al maestro, con cariño

París, 19 de noviembre de 1957.
Querido señor Germain:

Esperé a que se apagara un poco el ruido que me ha rodeado todos estos días antes de hablarle de todo corazón. He recibido un honor demasiado grande, que no he buscado ni pedido. Pero cuando supe la noticia, pensé primero en mi madre y después en usted. Sin usted, sin la mano afectuosa que tendió al niño pobre que era yo, sin su enseñanza y su ejemplo, no hubiese sucedido nada de todo esto. No es que dé demasiada importancia a un honor de este tipo. Pero ofrece por lo menos la oportunidad de decirle lo que usted ha sido y sigue siendo para mí, y de corroborarle que sus esfuerzos, su trabajo y el corazón generoso que usted puso en ello continuarán siempre vivos en uno de sus pequeños escolares, que, pese a los años, no ha dejado de ser su alumno agradecido. Lo abrazo con todas mis fuerzas.

Albert Camus.

 Estas líneas, esbozadas en la intimidad y destinadas a un viejo amigo, me parecen las más emotivas del escritor argelino (lo cual …

Visita al Club de Lectura de La Plata

El sábado pasado, 18 de abril, viajé a la ciudad de La Plata para un encuentro con la gente del Club de Lectura María Teresa Beretta (nombre de una de sus fundadoras, recientemente fallecida). La reunión se llevó a cabo en uno de los salones del café Rimbaud, una antigua casona refaccionada.      Las organizadoras del encuentro me habían contactado tiempo atrás y supe que estaban leyendo en el grupo las tres novelas de Samuel Redhead.      Nunca antes había conversado de este modo informal con los lectores. Había coincidido con ellos en eventos pero en situaciones diferentes, en las que el diálogo es acotado y a los apurones. En cambio, esta vez, me encontré respondiendo preguntas específicas sobre mis historias, su composición, los personajes o el proceso de su creación, café por medio y distendida. A mi vez, pude preguntar cosas y enterarme de lo que los libros que escribo generan en quienes los leen, de cuáles son sus expectativas y temores en cuanto a lo que vendrá. 

     Cuando…