Ir al contenido principal

Malos, siniestros y perversos - 3



 “Yiya” Murano, la envenenadora de Monserrat
Columna en el programa radial BANShow! – Lunes 2 de junio de 2014

Se llama María de las Mercedes Bernardina Bolla de Murano, pero la conocemos como Yiya Murano. Fue una estafadora y envenenadora serial célebre en los años setenta. Una celebridad en el mundo criminal argentino, que inspiró numerosos artículos, libros, programas de tv y hasta una banda musical.
   Nació en Corrientes en el año 1930. Se casó con un abogado llamado Antonio Murano y vino a vivir a Buenos Aires, al barrio de Monserrat, en un departamento modesto. Pero Yiya quería pertenecer a la alta sociedad y se esmeraba por aparentar tener mucho más dinero del que en verdad tenía. Usaba ropa cara, perfumes y joyas de valor, y se rodeaba de amistades de buen pasar, tenía amantes y un tren de vida que no podía costearse, por lo que ideó un sistema para que sus amigas adineradas le dieran dinero, prometiéndoles, a cambio de un pagaré común y corriente, trabajárselos y ganarles intereses recurriendo a supuestos contactos en el mundo financiero. Todo era mentira. Al principio les fue dando los supuestos intereses, pero llegó el momento en que debía devolverles la inversión (que llegó a los 300. 000 dólares) y ya no la tenía porque se la había gastado. Entonces pasó a un plano delictivo mayor. Fue eliminando una por una a sus acreedoras, envenenándolas con cianuro.
     La primera de las víctimas fue  Nilda Gamba, su propia cuñada, viuda del hermano de Antonio Murano, ex funcionario de YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales). Vivía sola y había dado a Yiya una cuantiosa suma de la herencia dejada por su esposo. El 11 de febrero de 1979 fue a cenar con ella y regresó tarde a su departamento. No volvió a vérsela sino hasta días después cuando, el portero y un vecino, preocupados por su ausencia, alertaron a la policía que irrumpió en la propiedad y la encontró muerta, con una bandeja de masitas y una taza de té no muy lejos del cuerpo. Se certificó que había muerto de un paro cardíaco y se la enterró en el cementerio de la Chacarita. El pagaré de Yiya no fue encontrado aunque, de momento, a nadie le llamó la atención.


     La segunda víctima se llamaba Leila Formisano de Ayala. También era viuda y amiga de Nilda y de Yiya. Vivía sola porque su hijo estudiaba en otra ciudad. El 19 de febrero salió con Yiya a comprar unas entradas para el teatro y se cruzaron con el portero. Esa misma tarde, Yiya regresó al edificio y preguntó a la mujer del encargado por ella. Dijo que Leila había regresado porque no se sentía bien pero que tenían que ir al teatro esa noche y le preocupaba que no le respondía sus llamados. Tres días después, la policía irrumpió en el departamento y la encontró muerta, sentada en su sofá frente al televisor encendido, con una bandeja de masas a su lado y una taza de té volcada en el suelo. Se habló de un paro cardíaco y se la enterró en la Chacarita. Nada se dijo del pagaré firmado por Murano.
     La tercera y última víctima (que se conozca al menos) fue la prima de Yiya, amiga de las otras también, Carmen Zulema del Giorgio Venturini. Con 49 años era viuda y heredera de una importante cantidad de dinero y tenía dos hijas casadas, por lo que también vivía sola. EL día antes de que terminara el plazo para que Yiya le devolviese su dinero se sintió mal, salió de su departamento para pedir ayuda y rodó por las escaleras. En ese momento se apersonó Murano en el edificio y, mientras venía la ambulancia, se metió en el departamento de su prima, previo requerirle la llave al portero y se llevó su pagaré y un frasco, presuntamente el del veneno, siendo vista por él. Carmen falleció en el hospital y se la enterró en la Chacarita, pero una de sus hijas, que sabía del dinero que le debía Yiya sospechó y alertó a la policía. Se exhumaron los tres cadáveres y tras una autopsia se encontró en todos rastros de cianuro, lo que le valió a Murano su detención y condena que fue accidentada porque en el medio aconteció la guerra de Malvinas y el país recuperó la democracia. En 1983 se la condenó a 25 años de prisión que acabaron siendo 15 por la conmutación de pena debido al dos por uno (extraña matemática del sistema legal).
     Marisa Gristein le dedica un capítulo de su conocido libro “Mujeres asesinas” que inspiró la serie de igual nombre. El episodio referido a dicho capítulo fue protagonizado por Nacha Guevara.También Rodolfo Palacios, el periodista, quien la entrevistó e hizo una interesante semblanza de ella en su libro "adorables criaturas".
     
Mercedes Giuffré

Entradas populares de este blog

"Los que aman, odian", whodunnit con acento argentino (*).

El género policial que inicia Poe en el siglo XIX e inmediatamente conforma dos vertientes (la anglosajona y la francesa) dentro de lo que hoy denominamos genéricamente el modelo clásico, tuvo su resonancia en la literatura local desde muy temprano con la publicación de la novela La huella del crimen de Raúl Waleis, en 1877 (una década antes de que Conan Doyle diera a conocer en Inglaterra su Estudio en Escarlata). Esa novela y la siguiente del autor argentino imitaban el modelo judicial francés cultivado por Émile Gaboriau. Los que aman, odian, novela escrita a dúo por Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares a fines del verano de 1946, se editó en pleno auge de lo que Roman Setton señala en Los orígenes de la narrativa policial en la Argentina, como una operación programática que instaló el modelo anglosajón por sobre el francés y, dentro de aquél, a la novela problema como paradigma. Dicho modelo anglosajón abstracto e intelectual, se inicia en el país en 1932 con un texto que publica …

Al maestro, con cariño

París, 19 de noviembre de 1957.
Querido señor Germain:

Esperé a que se apagara un poco el ruido que me ha rodeado todos estos días antes de hablarle de todo corazón. He recibido un honor demasiado grande, que no he buscado ni pedido. Pero cuando supe la noticia, pensé primero en mi madre y después en usted. Sin usted, sin la mano afectuosa que tendió al niño pobre que era yo, sin su enseñanza y su ejemplo, no hubiese sucedido nada de todo esto. No es que dé demasiada importancia a un honor de este tipo. Pero ofrece por lo menos la oportunidad de decirle lo que usted ha sido y sigue siendo para mí, y de corroborarle que sus esfuerzos, su trabajo y el corazón generoso que usted puso en ello continuarán siempre vivos en uno de sus pequeños escolares, que, pese a los años, no ha dejado de ser su alumno agradecido. Lo abrazo con todas mis fuerzas.

Albert Camus.

 Estas líneas, esbozadas en la intimidad y destinadas a un viejo amigo, me parecen las más emotivas del escritor argelino (lo cual …

Visita al Club de Lectura de La Plata

El sábado pasado, 18 de abril, viajé a la ciudad de La Plata para un encuentro con la gente del Club de Lectura María Teresa Beretta (nombre de una de sus fundadoras, recientemente fallecida). La reunión se llevó a cabo en uno de los salones del café Rimbaud, una antigua casona refaccionada.      Las organizadoras del encuentro me habían contactado tiempo atrás y supe que estaban leyendo en el grupo las tres novelas de Samuel Redhead.      Nunca antes había conversado de este modo informal con los lectores. Había coincidido con ellos en eventos pero en situaciones diferentes, en las que el diálogo es acotado y a los apurones. En cambio, esta vez, me encontré respondiendo preguntas específicas sobre mis historias, su composición, los personajes o el proceso de su creación, café por medio y distendida. A mi vez, pude preguntar cosas y enterarme de lo que los libros que escribo generan en quienes los leen, de cuáles son sus expectativas y temores en cuanto a lo que vendrá. 

     Cuando…