Ir al contenido principal

Malos, siniestros y perversos – 8



 Bonnie Parker y  Clyde Barrow – Asaltantes de bancos
Columna para Ban! Radio Show del 7 de julio de 2014

Fueron una célebre pareja de asaltantes de bancos. Su mito se acrecentó por la historia de amor que los unió y porque murieron muy jóvenes. ¿Pero quiénes eran en verdad?
Clyde Barrow nació en el condado de Texas en una localidad cercana a Dallas en 1909, en el seno de una familia extremadamente pobre que vivía y trabajaba en una gasolinera. En total, él y sus hermanos eran ocho. En 1926 fue arrestado por no devolver un auto que habían alquilado con su hermano Buck. Acabó en la cárcel. Al salir, se reunió con éste y formaron una banda. El objetivo eran los negocios ruteros y las estaciones de servicio. Robaban dinero y escapaban.
El último arresto, en 1930, le valió una pena de dos años en la terrible prisión de Eastham, donde cometió su primer asesinato eliminando al hombre que abusó de él sexualmente con la anuencia de los guardias quienes, además, cometían contra los presos las peores vejaciones y crueldades. Lo cuenta Blanche, su cuñada e integrante de la banda, en las memorias que escribió estando ella misma en prisión.
Al salir de Eastham, Clyde juró que jamás lo volverían a meter en un sitio como aquel y que se vengaría de los carceleros. A la banda se sumaron nuevos miembros, entre ellos Bonnie Parker, un año más joven que Clyde. El encandilamiento fue mutuo. Prometieron que jamás se separarían, pero en uno de los atracos Bonnie fue capturada y enviada a una cárcel de mujeres por un breve lapso. Al salir, se encontró con una organización ya más armada de la que Clyde era el líder indiscutido. Volvieron a ser pareja. Las cosas se habían tornado violentas en su ausencia. Los hombres habían matado a varias personas en sus escapes cada vez más peligrosos.

Eran los tiempos de la Gran Depresión económica, los gangsters y las mafias. La banda de Bonnie y Clyde se dedicaba mayormente a atracos en los bancos pero también llegó a secuestrar a algunos personajes por los que cobró suculentos rescates. Para evitar ser alcanzados por la policía, Clyde se hizo de un Ford V8 que era el automóvil más veloz y sofisticado de la época. Los agentes rurales no contaban sino con coches viejos y armas obsoletas, por lo que no podían con los Barrow. Además, la banda huía de un estado al otro para ampararse en las diferencias jurisdiccionales. No obstante, la policía los fue cercando con ayuda de unas fotografías que lograron tomarles y que se hicieron circular, sumadas las escuchas telefónicas a sus familiares.
En una redada, Clyde y uno de sus compañeros acabaron matando a dos jóvenes policías, lo que les valió el odio de la Fuerza y el convertirse desde entonces en su principal objetivo. En otra, fue herido de muerte Buck Barrow y capturada su mujer, Blanche. La policía ya no estaba sola. Había recurrido al FBI y éste a un legendario ex capitán de los Rangers llamado Frank Hamer, un hombre en relación con E. Hoover (el tristemente célebre agente).
Clyde selló su suerte al llevar a cabo la venganza prometida contra la prisión de Eastham. Para ello, la banda asaltó un depósito de armas militares y entró en el lugar a tiro limpio, liberando a los condenados y matando a varios de los guardias. De los primeros, varios se sumaron a los Barrow. Uno de ellos fue quien los traicionó después pactando con Hamer la condonación de su pena a cambio de información sobre su próximo itinerario.
Así fue que Hammer y cuatro oficiales se prepararon con armas de guerra para la emboscada. El 23 de mayo de 1934 al aparecer el Ford V8 en uno de los giros de una carretera de Louisiana arremetieron contra él. Los agujeros de bala en el coche se contabilizaron por más de ciento cincuenta. En el cuerpo de Clyde, que murió en el acto cuando un proyectil impactó en su cabeza, los forenses contaron 51. En el de Bonnie, 53.


Afirman los testigos y los miembros de la banda que sobrevivieron, incluso el que los traicionó, que ella jamás disparó ni mató a nadie. Las muertes de ambos, sin posibilidad de rendirse, fue cuestionada y avivó su leyenda.
El legado de los Barrow fue la reforma carcelaria que se llevó a cabo poco después y las investigaciones en torno de las atrocidades cometidas en Eastham.
Bonnie y Clide inspiraron cantidad de películas, libros, canciones y documentales. 

Mercedes Giuffré

Entradas populares de este blog

"Los que aman, odian", whodunnit con acento argentino (*).

El género policial que inicia Poe en el siglo XIX e inmediatamente conforma dos vertientes (la anglosajona y la francesa) dentro de lo que hoy denominamos genéricamente el modelo clásico, tuvo su resonancia en la literatura local desde muy temprano con la publicación de la novela La huella del crimen de Raúl Waleis, en 1877 (una década antes de que Conan Doyle diera a conocer en Inglaterra su Estudio en Escarlata). Esa novela y la siguiente del autor argentino imitaban el modelo judicial francés cultivado por Émile Gaboriau. Los que aman, odian, novela escrita a dúo por Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares a fines del verano de 1946, se editó en pleno auge de lo que Roman Setton señala en Los orígenes de la narrativa policial en la Argentina, como una operación programática que instaló el modelo anglosajón por sobre el francés y, dentro de aquél, a la novela problema como paradigma. Dicho modelo anglosajón abstracto e intelectual, se inicia en el país en 1932 con un texto que publica …

Al maestro, con cariño

París, 19 de noviembre de 1957.
Querido señor Germain:

Esperé a que se apagara un poco el ruido que me ha rodeado todos estos días antes de hablarle de todo corazón. He recibido un honor demasiado grande, que no he buscado ni pedido. Pero cuando supe la noticia, pensé primero en mi madre y después en usted. Sin usted, sin la mano afectuosa que tendió al niño pobre que era yo, sin su enseñanza y su ejemplo, no hubiese sucedido nada de todo esto. No es que dé demasiada importancia a un honor de este tipo. Pero ofrece por lo menos la oportunidad de decirle lo que usted ha sido y sigue siendo para mí, y de corroborarle que sus esfuerzos, su trabajo y el corazón generoso que usted puso en ello continuarán siempre vivos en uno de sus pequeños escolares, que, pese a los años, no ha dejado de ser su alumno agradecido. Lo abrazo con todas mis fuerzas.

Albert Camus.

 Estas líneas, esbozadas en la intimidad y destinadas a un viejo amigo, me parecen las más emotivas del escritor argelino (lo cual …

Visita al Club de Lectura de La Plata

El sábado pasado, 18 de abril, viajé a la ciudad de La Plata para un encuentro con la gente del Club de Lectura María Teresa Beretta (nombre de una de sus fundadoras, recientemente fallecida). La reunión se llevó a cabo en uno de los salones del café Rimbaud, una antigua casona refaccionada.      Las organizadoras del encuentro me habían contactado tiempo atrás y supe que estaban leyendo en el grupo las tres novelas de Samuel Redhead.      Nunca antes había conversado de este modo informal con los lectores. Había coincidido con ellos en eventos pero en situaciones diferentes, en las que el diálogo es acotado y a los apurones. En cambio, esta vez, me encontré respondiendo preguntas específicas sobre mis historias, su composición, los personajes o el proceso de su creación, café por medio y distendida. A mi vez, pude preguntar cosas y enterarme de lo que los libros que escribo generan en quienes los leen, de cuáles son sus expectativas y temores en cuanto a lo que vendrá. 

     Cuando…